10 sept. 2012

EL ULTIMO POEMA






Si pudiera vivir nuevamente mi vida,   

en la próxima trataría de cometer más errores.

No intentaría ser tan perfecto, me relajaría más.

Sería más tonto de lo que he sido, de hecho

tomaría muy pocas cosas con seriedad.

Sería menos higiénico.

Correría más riesgos, haría más viajes,

contemplaría más atardeceres, subiría más montañas, nadaría más ríos.

Iría a más lugares adonde nunca he ido,

Comería más helados y menos habas,

tendría más problemas reales

y menos imaginarios


Yo fui una de esas personas que vivió sensata y prolíficamente cada minuto de su vida;

claro que tuve momentos de alegría.

Pero si pudiera volver atrás trataría de tener

solamente buenos momentos.

Por si no lo saben, de eso está hecha la vida, sólo de momentos;

no te pierdas el ahora.

Yo era uno de esos que nunca iba a ninguna parte sin un termómetro, una bolsa de agua caliente, un paraguas y un paracaídas;

Si pudiera volver a vivir comenzaría a andar descalzo a principios de la primavera

y seguiría así hasta concluir el otoño.

Y jugaría con más niños, si tuviera otra vez la vida por delante.

Pero ya ven, tengo 85 años y sé que me estoy muriendo

Jorge Luis Borges
 
 

6 sept. 2012

ABRAZA SIN TENER UN MOTIVO ESPECIAL




La oxitocina, también llamada hormona del amor, está relacionada con la afectividad, la ternura y el contacto. También es una hormona, que las mujeres, liberan en grandes cantidades para favorecer la distensión del cérvix uterino en el parto y para facilitar la estimulación de la succión del bebé en la lactancia.


Altos niveles de secreción de esta hormona generan confianza en los demás y mejoran nuestra empatía y comprensión por los que nos rodean. Además se incrementa el sentimiento de altruismo y generosidad por el otro.

Con el abrazo, a parte de liberarse oxitocina, se libera dopamina y serotonina, que hace que experimentemos bienestar, felicidad y armonía.


                     ¡Practica la TERAPIA DEL ABRAZO!